Etiquetas

Inteligencias Múltiples


¿Por qué educamos?


¿Por qué educamos? Algunos me dirán:

"Porque con educación se construye una sociedad"
"Porque con la educación aseguramos el futuro de nuestros jóvenes"
"Porque la educación de hoy, forjará las generaciones de mañana".

Todas son correctas.

La realidad es que no tenemos idea de que va a pasar en el futuro. No tenemos idea cuales serán los precios en el supermercado en un mes, no tenemos idea de las nuevas tecnologías, las nuevas modas, las nuevas necesidades sociales que vendrán, nuestro futuro es completamente incierto. Eso se debe a que la sociedad no es estática, siempre está cambiando.

Aquí entra en juego la Escuela entonces, con el objetivo de construir ese mañana que no conocemos. Es por ello que la Educación se ha ganado tanta importancia, como la política, la economía, la religión y el futbol. Es por ello que se invierte tanto tiempo y dinero (o eso se espera) en reformas educativas, cambios curriculares, asistencias y subsidios, en mejoras edilicias y útiles escolares. Es por ello que todos los padres quieren que sus hijos aprueben los exámenes y terminen la escuela primaria y secundaria, para luego ingresar en una escuela terciaria/universitaria y así tener asegurado su futuro.

Es correcto pensar la Educación como una herramienta para El Futuro, pero lo que no es correcto, es que al hablar de nuestro Futuro, se habla en realidad de nuestro Futuro laboral.

Es correcto pensar que uno de los objetivos de la Educación es otorgar posibilidades laborales, pero no es correcto pensar que es el único objetivo; ni siquiera es el más importante de todos los objetivos que la Escuela Media debe, o debería responder.

Aquella es la principal falla de la educación: la estructura de los sistemas educativos actuales esta basada en la estructura del sistema laboral en casi todos sus aspectos. (El cumplimiento de normas y un código de conducta, el respeto de determinados roles, estatus y jerarquías, tareas y trabajo procedimental y a veces lineal y estructurado, en un lapso de tiempo determinado, etc., todos estos factores se pueden observar en los sistemas educativos y en los sistemas laborales/industriales.)

Me atrevo a decir que es por ello que el sistema educativo falla, pues es anticuado. La Escuela, como todo invento humano, fue creado en base a una necesidad, pero en una realidad muy diferente la que hoy conocemos ( XVII - Rev. Industrial y Rev. Francesa). Una "Institución Social" para satisfacer una nueva "Necesidad Social" que surgió en aquella época, en medio la nueva forma de organización social, política y fundamentalmente económica: El Capitalismo. La escuela formaba entonces personas con aptitudes útiles al sistema, sujetos que se "limitaran a hacer su trabajo".

¿Por qué falla el Colegio? Pues por eso mismo, estamos limitando a los estudiantes a hacer "lo-que-deben-a-hacer", ni más ni menos, si se salen de esos límites se los castiga. Todos los niños son excepcionalmente únicos, pero la escuela los está homogeneizando. Todos los niños poseen una extraordinarios talentos y una gran capacidad creativa, pero no los están potenciando, algunos nisiquiera saben que los tienen, y es porque el colegio los mantiene ocupados en tareas monótonas, que no les interesan, escuchando a un profesor completamente ajeno su realidad, que intenta meter algunos conocimientos en sus cabezas y además determinar como deben comportarse.
Los niños no fracasan en el colegio por falta de interés, o falta de capacidad, sino que lo hacen porque el colegio en una etapa que "deben cumplir", un examen que "deben aprobar", ¿El principal objetivo del colegio no es el aprendizaje?

El verdadero Aprendizaje se produce cuando el alumno se ve realmente motivado hacerlo, cuando el deseo de aprender sale desde su propio interés y su propia curiosidad, todos los niños son naturalmente curiosos y por ello son naturalmente creativos.

"(...) los niños se arriesgan. Si no saben, hacen el intento. (...) No tienen miedo a estar equivocados. Ahora, no pretendo decir que estar equivocado es lo mismo que ser creativo. Más lo que sí sabemos, es que si no estas dispuesto a equivocarte nunca saldras con nada original. Y para cuando se vuelven adultos, los niños han perdido esa capacidad, han adquirido miedo a equivocarse. (...) Y ahora administramos sistemas nacionales de educación donde equivocarte es lo peor que puedes hacer, y el resultado es que estamos eliminando la creatividad con la educación."
-  Ken Robinson TED Talks 2006.


"Todos los niños nacen creativos, el problema es seguir siéndolo cuando se es adulto"
- Pablo Picasso


Los colegios funcionan en base a un esquema ya pasado de moda y que realmente no tiene sentido. La sociedad cambió enormemente en dos siglos, y cambiaron los paradigmas y la información y van seguir cambiando en el futuro. El problema es que la estructura de educación no cambia, los enfoques siempre son fijos y se vuelven anticuados.

La clave para entender mejor el problema está en dejar de lado todo lo que sabemos y conocemos sobre la escuela porque siempre fue así, y comenzar desde el principio. Preguntarnos: ¿Cómo haríamos las cosas si no las hiciéramos como siempre las hemos hecho, por el solo hecho de que siempre las hicimos así? Preguntarnos ¿Por qué estamos haciendo esto? ¿Con que fin? Cuestionarnos y cuestionar lo que creemos y sabemos. Solo así lograremos encontrar respuestas.

Por Yago Iván García

¿Fue?

¿Quién es esa persona?
¿Por qué actúa de aquella forma?
¿Qué piensa?
¿Por qué?

¡¿Quién ES?!

 ¿Quien FUE?
 Fue...
 ¿Fue?
 No se.

Café dulce amargo.

¡Recuerda! No recordó.
¡Respira! Respiraba y pitaba, siguió.
Tensaba todo tu ser.
Algo podía ver.
Dijeron: ¡Palabras!
Al menos lo intentaba.

El café lo entibiaba.
Aguoso, caíale pesado.
Lo dulce, percatose,
estaba y lo chocaba,
y no permanecía callado.
Picaba la lengua.

Buscaba algo, no sabía que.
- ¡¿Qué?! - Su mente lo mortificaba.
Chocaba, picaba, callaba, y él se percataba.
Pero, sin embargo, amargo.
No igual que café aquel, que él tomaba cuando la plata escaseaba,
cuando los nudos de la inconsciencia le pedían y le rogaban:
Olvido momentáneo o fuego en sus recuerdos.

Humeó.
Le chocaba, le picaba, y ahora no callaban.
Él aun buscaba.
 Marihuana.




Preso.

¡Anormal, inmoral!
No se si está bien,
no se si esta mal.
Miedo,
apresado a mi libertad.

Preso de mi, preso de mis pensamientos,
preso mis sentimientos.
Preso del corazón.
Preso de un mundo que te quiere ver volar.

¡Quiero verdadera libertad!

Nadie pensó.


Te reías.
Risa falsa, escudo para gente dudosa.
¿Duda?
Eso quiero eso creer.

Te miraba,
vos me mirabas,
afirmaba a todas las estrellas que algo nos encantaba.
Te miraba,
bello aquel momento en que mis ojos descansaban.
Seguro estaba yo, algo nos conectaba.
Volaba y deliraba.

Casi no conversábamos,
pero yo te entendía (o eso pensaba)
tus silencios me encantaban.

Y la historia terminó.
Nadie lo pensó.
Nadie pensó.

Educación Tradicional

"La escuela fue tomando un papel fundamental en la vida de los niños y adolescentes, pues es uno de los principales medios para socializar, relacionarnos, desarrollar nuestra personalidad, crear responsabilidades y valores, y nutrir nuestra cultura. Es así que nos capacita para enfrentar el mundo cuando seamos adultos. Para realizar esta tarea se selecciona una persona capaz y poseedora de conocimientos, quién imparte educación, ayudando al alumno a transitar por el proceso de aprendizaje."

Acabo de ofrecer lo que sería una muy estética y llamativa definición de “Escuela”. Simple, concisa, y falsa. ¿Falsa? Sí.
¿Por qué muchos de los alumnos fracasan en su aprendizaje y terminan la secundaria sabiendo muy poco? ¿Por qué hay tantos chicos que repiten y repiten de año, y algunos ni siquiera finalizan sus estudios?

Tal vez sea porque muchos estudiantes entran al salón de clases pensando ¡otra vez a la escuela, qué aburrido! La gran mayoría de los alumnos ve la escuela y el aprendizaje como algo tedioso, estresante y lleno de obligaciones molestas. Otro dato curioso, es que muchos profesores poseen la misma perspectiva, ingresan al salón de clases con la idea de pasar un mal momento, sermoneando y llamando la atención constantemente.
Ahora es el momento de cuestionar algunas cosas pues nos encontramos frente a un problema. ¿La escuela es realmente como mencioné en la definición anterior? ¿Nos prepara para enfrentar el mundo? ¿En la escuela desarrollamos nuestra personalidad, valores, intelecto, y cultura? ¿Ese es el papel que juega el profesor en la educación realmente? ¿Por qué hay tantas falencias en el aprendizaje? ¿Cuál es el real objetivo de la educación?




Los colegios funcionan en base a un esquema ya pasado de moda y que realmente no tiene sentido.  La sociedad cambió enormemente en dos siglos, y cambiaron los paradigmas y la información y van seguir cambiando en el futuro. El problema es que la estructura de educación no cambia, los enfoques siempre son fijos y se vuelven anticuados.

La clave para entender mejor el problema está en dejar de lado todo lo que sabemos y conocemos sobre la escuela porque siempre fue así, y comenzar desde el principio. Preguntarnos: ¿Cómo haríamos las cosas si no las hiciéramos como siempre las hemos hecho, por el solo hecho de que siempre las hicimos así? Preguntarnos ¿Por qué estamos haciendo esto? ¿Con que fin? Cuestionarnos y cuestionar lo que creemos y sabemos. Solo así lograremos encontrar respuestas.


~ "La Educación Prohibida".
http://www.educacionprohibida.com/




Ken Robinson "El Sistema Educativo es Anacrónico" Redes 87.
http://www.youtube.com/watch?v=0neeNEM6NHQ




"El Paradigma del Sistema Educativo"
http://www.youtube.com/watch?v=2S0D59oqk9o




En lo más profundo del bosque.

Elemento imprescindible en los cuentos infantiles, símbolo de adoración para culturas arcaicas, cobijo de criaturas fantásticas y sede de hechos anómalos, el bosque ha simbolizado desde siempre el lado más oculto y oscuro del ser humano. Un lugar sombrío en el que sus árboles y senderos se convierten en guardianes de secretos y testigos de sucesos sobrecogedores. Nos sumergimos en sus misterios...


En el comienzo fue la naturaleza. Después el hombre. Y desde aquel primer instante, el ser humano aprendió a respetarla y a temerla. La naturaleza era quien le daba el sustento, pero también la que ocultaba a las criaturas que le acechaban constantemente, especialmente tras la llegada de la noche.

Y el ser humano se internó aún más profundamente en los bosques buscando lugares seguros en los que habitar. De esto hace 200.000 años y la imagen protectora y a la vez amenazadora del bosque sigue persistiendo en nuestro inconsciente colectivo.

En su interior es donde se han situado las fechorías de personajes siniestros. No en vano el bosque es el lugar elegido por muchos criminales para cometer sus delitos o para intentar ocultarlos.

Uno de los mejores ejemplos lo tenemos en Manuel Blanco Romasanta, el llamado hombre lobo de Allariz. Nacido en la localidad orensana de Regueiro en 1808, Romasanta comenzó su andadura criminal hacia 1844 en el pueblo de Rebordechao. Allí acabó con la vida de al menos siete mujeres y dos hombres. Sus víctimas contrataban los servicios de este buhonero para que les guiara a través de los bosques gallegos a diferentes destinos. Pero estos nunca llegaban a las ciudades acordadas porque Romasanta los mataba en el camino escondiendo los cadáveres entre árboles y matorrales, en lo más profundo del bosque.

Cuando fue detenido en 1852, juró haber cometido sus crímenes por el influjo de una maldición que le hacía convertirse en hombre lobo en las noches de Luna llena. Esa afirmación, la superstición de la época y el hecho de que los cuerpos de sus víctimas aparecieran con desgarros propios del ataque de algún depredador hizo circular la leyenda popular de que realmente aquel hombre decía la verdad.

Pero lo que Romasanta realizó fue algo muy común en el mundo del crimen: utilizar el bosque como refugio seguro a sus delitos. Aún no se sabe muy bien por qué, pero los bosques ejercen una gran atracción para los asesinos. Mientras la gente cotidiana los observa con temor, ellos lo ven como un aliado en potencia. Algo así como si los mecanismos normales de defensa heredados por el ser humano durante siglos frente a la naturaleza no existieran en sus mentes.

Y de esta forma, de vez en cuando, surgen episodios como el protagonizado por Romasanta o por el también asesino en serie Andréi Chikatilo, quien acabó con la vida de unos 52 niños entre 1982 y 1990 en los alrededores de la ciudad rusa de Rostov. El lugar donde los acuchilló y escondió fue una vez más, el bosque.

   Iniciados y brujas

Aún con estos ejemplos, el simbolismo más común con el que se relaciona al bosque es el de lugar de iniciación. Los árboles, la espesura que forman entre ellos, fue durante siglos el punto donde el hombre debía afrontar y vencer su miedo a la oscuridad, a lo desconocido, y donde se meditaba y se tomaban las decisiones trascendentales.

Grandes iniciados de la historia siguieron esta pauta, como Krisna, que vivió durante años en un bosque hasta que le llegó la iluminación, o Buda, que meditó largo tiempo bajo el árbol cruciforme de la vida, el llamado árbol bodhi que desde ese instante se convirtió en símbolo de la sabiduría para el budismo. El mismo Jesucristo tuvo que retirarse al monte de Getsemaní o de los Olivos para decidir qué hacer en sus últimos días de vida.

Estos grandes personajes no fueron los únicos que eligieron el interior de los bosques –fueran estos de la especie que fueran– para meditar y alcanzar unos conocimientos hasta entonces vedados a su mente. Muchos siglos después esa tradición la perpetuarían las llamadas brujas, principalmente en los bosques del norte peninsular. En tierras de Euskadi, Navarra y Aragón una nueva casta de mujeres adquirió su saber entre árboles y musgos. Ellas siguieron el postulado de los grandes iniciados y se refugiaron en la soledad de las forestas alcanzando una sabiduría reservada a unas pocas elegidas.

Para sus vecinos el bosque no era más que un espacio peligroso y misterioso. En la conciencia de estas herboleras se convertía en un lugar mágico al servicio del ser humano, un regalo de la madre Tierra.

También en su centro era donde celebraban los famosos akelarres convirtiendo a bosques como los de Zugarramurdi o Durango en nombres claves en la historia de la brujería. El primero por las famosas reuniones de brujas que se denunció sucedían allí, y el segundo por derivar a la postre en el primer auto de fe importante celebrado en España contra las “durangas”, las primeras brujas vascas.

Aquellas mujeres fueron perseguidas por una religión, la cristiana, que no comprendía que lo único que hacían era perpetuar la antigua adoración a los árboles y las plantas, adoración que procedía del inicio de los tiempos, cuando el hombre prehistórico observaba con temor cómo los árboles atraían los rayos que caían del cielo. Hoy sabemos que los bosques propician la aparición de tormentas, pero sus mentalidades primitivas sólo veían la caída de tremendas energías electromagnéticas, fuerzas extraordinarias a sus ojos.

Y así surgió la creencia de que también los árboles tenían vida propia, un alma; que todo formaba parte de un mundo animado. Es lo que el gran antropólogo José María de Barandiarán definía como animismo, que con el tiempo derivaría en el politeísmo, al considerar no sólo que los seres míticos poseían esa alma sino que también ostentaban una forma física animal, humana o mixta.

De esa manera surgieron los númenes de los bosques: elfos, trasgos, duendes, gnomos… El bosque, el árbol, la fuente tenían vida propia; pero en su interior actuaban seres misteriosos con apariencias precisas a los que se debían actuaciones favorables o desfavorables hacia el hombre.

Y también así surgió el culto al árbol. En la época de Plinio ya servían como templos y a algunos incluso se les vestía con armas, ropajes y atributos propios de las imágenes de los dioses. A los más importantes, como el “olivo de Minerva” en Atenas, o el “haya de Júpiter” en Roma, se les encerraba en muros que les protegían del mundo exterior.

Esa mezcla de religión, mitología y adoración a la naturaleza provocó la aparición de los primeros bosques sagrados, porque como el propio Séneca escribió: “Poblados de árboles añosos y gigantescos, cuyas ramas se entrelazan ocultando el cielo, ¿no sugieren la idea de que allí vive un dios?”.

La llegada del cristianismo acabó con tal visión. Las brujas del norte de España fueron las últimas en perpetuar esa veneración y por ello sufrieron persecución.

Seres extraños 

Lo que la intransigencia religiosa propició fue la aparición de mentes supersticiosas. Los bosques ya no volvieron a ser vistos como templos sagrados. Su frondosidad animaba a tomarlos como lugares tenebrosos ya que en las zonas más umbrías jamás llegaba el Sol.

En Normandía se creía que cuando el viento agitaba las ramas de los árboles en el bosque de Longboel se escuchaban las voces de los muertos, y en Alemania comenzó a difundirse la leyenda de un cazador fantasma que recorría los senderos sin descanso. Desde ese instante, tal y como afirma Enrique Balash en su libro El lenguaje secreto de los cuentos, “el bosque se convirtió en el mundo de las tinieblas, sus ruidos en el lamento de los espíritus y sus criaturas en monstruos”. Hoy esa tradición se mantiene, en parte al menos, en lo que al mundo de la criptozoología respecta. En algunos de ellos se busca al bigfoot, en otros al sasquach y al resto de los llamados hombres bestias. 

Pero los que más atención suscitan son esa serie de criaturas calificadas de exóticas por unos y extrañas por otros, con la característica común de que también el bosque les guarda del alcance humano. 

En 1909 una extraña criatura comenzó a ser vista en la zona más arbolada del condado de Pinelands, en Nueva Yersey. En tan sólo una semana más de cien personas aseguraron haberse topado con un ser de aproximadamente metro y medio de altura, con un par de alas, cabeza separada del cuerpo por un largo y delgado cuello y que “caminaba erguido con sus patas traseras, parecidas a las de un pájaro, terminando en pezuñas como las de un caballo”, decía Mr. Evans, uno de los testigos. Ante el pánico que iba adueñándose de la localidad se decidió organizar una batida de caza que siguió las huellas del ser hasta perderse en los bosques cercanos. Pronto personas de los pueblos cercanos afirmaron haberlo visto volando, saltando entre ramas, caminando… Y allí donde lo situaban se encontraban las misteriosas huellas semejantes a cascos de caballos. Por todo, se bautizó al animal como “el diablo de Jersey”. El último avistamiento se produjo en 1999 y nuevamente los árboles se convirtieron en su mejor refugio. 

Algo semejante ocurrió con la conocida historia del mothman, figura humanoide, grisácea y de gran envergadura que en la década de los 60 del pasado siglo se dejó ver por diversos vecinos de la localidad de Point Pleasant en el estado norteamericano de Virginia. También aquí los bosques fueron los principales puntos de unos encuentros que acabaron en tragedia la noche del 15 de diciembre de 1967 con el hundimiento del puente Silver y la muerte de 38 personas. Aunque para extraña la historia del hombre-rana de Loveland, una extraña criatura vista por vez primera en la noche del 3 de marzo de 1972 en las inmediaciones del bosque que bordea el río Little Miami. Los testigos, dos policías, lo describieron como un ser de metro y medio de altura, con morfología casi humana, de piel grisácea y rugosa, y con rostro semejante al de una rana de ojos grandes y sin labios. 

Luces y desapariciones

 ¿Son estas narraciones las que siguen infundiendo el temor casi atávico que el ser humano presenta frente al bosque? En parte sí, pero otro gran porcentaje se debe a nuestra propia genética. Jung aseguraba que hablar del bosque era “penetrar en el lado más feroz del inconsciente”. Ciertamente los acontecimientos que se han ido conociendo aumentan ese temor. Por los bosques es donde asegura la tradición gallega se aparece la Santa Compaña en su lúgubre recorrido, donde las leyendas vascas sitúan al Eiztari beltza –“cazador negro”– en su perpetuo deambular en busca de almas, donde se dejaba ver el “descabezado de Rubiaco”, un ser de más de dos metros de altura sin cabeza que, ataviado con una especie de vestido blanco, deambulaba por las partes más boscosas de las Hurdes. 

También en un bosque, y nuevamente en las Hurdes encontró la muerte Nicolás Sánchez Martín al ser alcanzado por una extraña esfera luminosa que le persiguió mientras galopaba en una fría noche de 1917; y en otro bosque de Cataluña, el que rodea a la localidad de La Mussara es donde se sitúan ciertas puertas adimensionales que podrían haber sido la causa de las extrañas desapariciones registradas en sus parajes. Por las partes frondosas de la sierra de Gádor actuó Francisco Leona, curandero y asesino en 1910 del niño Bernardo González Parra, dando lugar a la leyenda del “hombre del saco”; y en otras de Vitoria hizo lo propio Juan Díaz de Garayo acabando con la vida de siete mujeres y originando en 1870 la tristemente famosa figura española del sacamantecas. 

Mención aparte merecen los OVNIs. Luces vistas entre árboles, huellas dejadas en claros, abducciones cometidas en los senderos, árboles extrañamente calcinados, humanoides entre setos y arbustos…

 El bosque se ha convertido en un lugar a respetar y a ser temido. Nuestros antepasados lo sabían bien, y el folclore nos ha enseñado que así deberá seguir siendo por muchos años venideros…

FUENTE: http://www.xn--revistaaocero-pkb.com/secciones/geografia-magica/lo-mas-profundo-del-bosque

Cuando lo conocí.


   Recuerdo cuando lo conocí, aún con la misma emoción de aquel día. Y luego, mi vida cambió.

   Después de haber sentido la cosa más rara y hermosa que una persona puede sentir, todo comenzó a mejorar. Los días solitarios y desapacibles dejaron de atormentarme. La vida ya tenía sentido. Ya no me sentía solo y mis ganas de progreso eran casi manías descontroladas. Hasta ese día no había un alma que tuviese un mínimo interés en contentarme o hacerme sentir que a alguien en este mundo le importaba. Fue hasta ese entonces, cuando lo vi pasar.

   Caminaba lento, con una postura casual. Su cuerpo delgado lo detallaba de una forma hermosa y acentuaba su peculiar forma de caminar. Miraba con ojos soberbios de negro perlado. El pelo no tan castaño le caía por encima de los hombros y lo hacía más hermoso aún.

   Mi mirada se clavo en él, y una sensación inquietante se hincaba en todos los nervios de mi cuerpo.

   Fue entonces cuando mi corazón golpeó y golpeó, y desangró. Morí, pero en ese mismo instante volví a nacer.

Seguidores